Las algas, saber más

Las algas, para unos son los vegetales marinos, para otros superalimentos del futuro. En todo caso, un alimento imprescindible en paises como Japón y sudeste asiático, y aumentando su presencia en Occidente.

Las encontramos en nuestros supermercados y fruterías con variedad de presentaciones: Frescas, secas, en polvo. Las cocinamos en salsas, sopas y al natural.

Se preparan como plato principal o acompañando a otros alimentos, son una gran fuente nutricional y aportan un toque especial de sabor.

Algunas de sus características:

  • Su intenso sabor a mar similar al de los crustáceos y mariscos en general
  • Contienen proteína vegetal
  • Contienen todos los aminoácidos esenciales
  • Contienen poca grasa
  • Contienen numerosos minerales: yodo, calcio, magnesio, fósforo, sodio, potasio, hierro, azufre, cobalto, cinc, silicio, manganeso, cobre y selenio.
  • Contienen numerosas vitaminas: las del grupo B, A, C, D, E y K
  • Son muy ricas en fibra, ácidos grasos poli-insaturados omega-3 y sustancias antioxidantes.

Algunas de ellas:

Algas azules: Espirulina y clorela: son microalgas o algas unicelulares que pertenecen al grupo de las algas verde azules. Las puedes encontrar bajo forma de polvo o cápsulas como suplemento alimenticio.

La espirulina es una microalga con forma de espiral e intenso color azul verdoso. Es un alimento rico en hierro y proteínas, además de vitamina E, calcio, fósforo, magnesio y antioxidantes. Tal y como sugiere su nombre, la clorela es uno de los alimentos más ricos en clorofila del planeta. También es una de las fuentes de proteína vegetal más generosas y tiene fama de ser un poderoso purificante natural.

Algas rojas: El alga nori es la que habitualmente envuelve las piezas de sushi. Es un tipo de alga roja especialmente rica en proteínas vegetales, en omega-3, hierro, calcio, magnesio y yodo. La dulse es otra variedad de alga roja, a la que también se le llama “perejil de mar”. Es rica en minerales, pero sobre todo destaca por su contenido en vitamina C y en antioxidantes carotenoides.

Algas pardas: el kombu, es muy rica en proteínas vegetales y fácilmente digerible, es una fuente importante de calcio: 134 miligramos por taza. También aporta hierro y yodo y dosis de vitamina K superiores a las de otras algas.

El wakame rica en minerales (sobre todo yodo y hierro), aminoácidos y vitaminas K, A, D, E y B2. Baja en grasa y con muy pocas calorías.


Gastronomía:

  • Ensalada de mar: preparada con lechuga de mar o awonori. La primera, verde y plana, parecida a la lechuga corriente pero con un sabor verde, un poco picante. La segunda viene en forma de ramita, con un sabor ligero y fresco.
  • Algas rojas: para envolver las piezas de sushi, se utiliza el alga nori. La dulse no necesita remojo y le va perfecta a sopas, ensaladas, salsas y, en general, para dar un giro salado y agradable a los platos.
  • Algas pardas: como el Kombu ingrediente indispensable como potenciador del sabor, por ejemplo, en el caldo Dashi. El wacame se puede utilizar en sopas, cremas y en platos de legumbres para aumentar su digestibilidad.


Cómo usarlas:

Su uso en la cocina debe parecerse más al de las especias y las hierbas aromáticas, es decir, moderado, para dar un toque original al plato y no para cambiar totalmente su sabor (a menos que no sea esto lo que se desea).

Las algas se pueden utilizar para rematar ensaladas, sopas, arroces, legumbres, hasta en tartas y postres. Si se compran disecadas, es necesario rehidratarlas. Teniendo en cuenta este aspecto, es decir, que una vez rehidratadas aumentan su volumen, la cantidad diaria recomendada varía de 5 a 10 gr por persona, no más y esto por su muy alto contenido en yodo que nuestro organismo occidental no está preparado para eliminar en grandes cantidades, no ocurre lo mismo con los japoneses que después de milenios han conseguido una adaptación total de forma que la eliminación del yodo no les supone ningún tipo de problema.