Jamón ibérico, grasa buena

El jamón ibérico es el alimento más apreciado en la gastronomía española, no solo por su exquisito sabor sino también por los múltiples beneficios que aporta a nuestra salud, tanto el jamón como su grasa. No obstante, existen muchas personas que por temor a engordar se ocupan en quitar el tocino a las lonchas de jamón ibérico, esto no debe hacerse nunca, te explicaremos por qué.

Nuestro organismo precisa ingerir grasas pero obviamente no las saturadas o trans que son perjudiciales para la salud, sí las insaturadas porque son un modo de protección para nuestro cuerpo y nos llenan de energía para afrontar los obstáculos que se nos ponen por delante. Además, mantiene las membranas celulares, y ayuda al cuerpo a absorber y procesar los nutrientes.


El hecho de que alguien al ingerir una loncha de ibérico quite la parte de tocino no implica que quite toda la grasa del jamón porque todavía quedará la grasa infiltrada en la carne, esas vetas blancas brillantes que aportan el incomparable aroma y sabor de un buen jamón ibérico de bellota.

La razón científica es que el cerdo ibérico de bellota se alimenta de este fruto al menos 2 ó 3 meses antes de ser sacrificado, y la bellota tiene un alto contenido energético en forma de grasa, concretamente el 60% de las grasas de la bellota es ácido oleico, sobre todo omega 9 y también omega 6 y omega 3. Esta grasa es insaturada,es la grasa buena porque aporta beneficios a nuestra salud, esta es la que adquiere el cerdo cuando ingiere bellota de ahí que exista, además de la notable diferencia para el paladar, una importante diferencia de aporte de beneficios para la salud entre el jamón ibérico de bellota y el que no lo es.


Además, la proporción total de ácidos grasos insaturados en la grasa de los productos curados de cerdo ibérico alimentado con bellotas es mayor del 75%, lo que hace que sea la más "cardiosaludable" de todas las grasas animales conocidas e incluso más saludable que algunas de origen vegetal. Y esto no ocurre únicamente gracias a la raza de los cerdos sino también, como decimos, a su alimentación a base de bellotas principalmente.

Así pues, un cerdo ibérico alimentado de bellota nos va a dar un jamón con su grasa rica en componentes insaturados que aportan lo siguientes beneficios para nuestra salud:

  • Cuida nuestra salud cardiovascular, mejorando la presión arterial gracias a que contribuye a mantener saludable el tejido del interior del corazón evitando que la presión de la sangre bombeada por este órgano sea elevada
  • Ayuda a reducir el colesterol malo (LDL) e incrementa los niveles de colesterol bueno (HDL), según avalan numerosos estudios científicos avalan estos resultados, entre ellos uno realizado por el Hospital Ramón y Cajal de Madrid.
  • El jamón ibérico nos proporciona proteínas, vitaminas B1, B6, B12 y ácido fólico, que resultan beneficiosas para el sistema nervioso y el buen funcionamiento del cerebro.
  • También es rico en vitamina E, un poderoso antioxidante, y en minerales como el cobre, esencial para los huesos y cartílagos, calcio, hierro, zinc, magnesio, fósforo y selenio, este último muy ligado a procesos de anti-envejecimiento.
  • El jamón ibérico no perjudica las dietas bajas en calorías porque su aportación energética es baja: 100 gramos de jamón ibérico de bellota aportan menos de 250 kcal (más o menos como el pan).
  • También es un excelente sustituto de la carne roja en cuanto a aportación de proteínas ya que 100 gramos de jamón contienen 43 gr de proteínas, el 33% de la ingesta diaria recomendada.
  • Bajo contenido en sal (entre el 2,5% y el 4,5%), si lo comparamos con otros jamones como por ejemplo el jamón serrano (5%), el de Bayona (5.5%) y el de Parma (5,7%). Y esto es gracias la genética del cerdo ibérico: la grasa infiltrada y el pH más elevado dificultan la penetración de la sal. Si lo comparamos con otros productos, estaría al mismo nivel que el queso Roquefort o las aceitunas, por ejemplo.

Así pues el jamón ibérico de bellota consumido al completo, con su grasa, es un excelente alimento para la salud además de una alegría para los sentidos. Consume jamón ibérico de bellota y disfruta de la gastronomía española.




Deja un Comentario

Tu email no será publicado